Los ensiladores ya tienen las herramientas para dar el gran salto

20621917_1485004471565408_3320056360828348044_nEl picado y ensilado de cultivos es una práctica que en los últimos años creció mucho en la Argentina de la mano de la intensificación ganadera, y los prestadores de ese servicio hacen todo lo que está a su alcance para estar a la altura de la demanda, cada vez más exigente en cantidad y en calidad.

Más de 300 empresarios del rubro se reunieron en la ciudad de Mendoza para participar del XIV plenario de la Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros (CACF). Se habló de seguridad, de seguros, de los problemas comunes a cualquier empresa de contratistas, y fue el contexto ideal para conversar con las firmas proveedoras de tecnología y medir el pulso del crecimiento y el potencial de desarrollo que ofrecen las nuevas tecnologías.

“Vemos un repunte generalizado de todo lo que es henificación de forraje. Se empieza a requerir máquinas que permitan más horas de trabajo, más calidad en el corte… El profesionalismo en cuanto a la perfección del fardo se ha ido incrementando, ya no es cuestión de cortar y enfardar, sino de medir mucho mejor lo que es densidad, y demás”, afirmó Ignacio Barrenese, de New Holland, en diálogo con Clarín Rural.

Según datos de la CACF, en la campaña 2015/16 se ensilaron 1,6 millones de hectáreas, el 61 por ciento destinadas a la producción de carne y el 40 por ciento restante para la producción de leche. A su vez, el 62 por ciento de las hectáreas ensiladas eran de maíz, el 18 por ciento de sorgo y el otro 20 por ciento del silo era de verdeos y pasturas.

“Se están haciendo bastantes más hectáreas, el país va hacia una generación de proteína animal en base a la proteína vegetal porque ya no tiene sentido andar trasladando proteína vegetal desde un lugar tan inhóspito en el mundo”, resumió Barrenese.
Con él coincidió José Luis Vergani, de la firma de segadoras, rotoenfardadoras y megaenfardadoras Kuhn: “Sin dudas se ve un repunte a comparación de años atrás, que el mercado estaba planchado, hay un movimiento bastante interesante, estamos muy conformes con eso”.

Por su parte Fernando Otalora, gerente de marketing de John Deere, dijo que en el intento de hacer la mayor cantidad de hectáreas en un día, implementos como el piloto automático, los medidores de humedad y los laboratorios móviles ayudan mucho. También destacó el menor consumo de combustible como una tendencia irreversible y agregó: “En ganadería hay un parque de maquinaria muy antiguo y las mejores perspectivas para la actividad hacen que de a poco se vaya renovando la tecnología que permite apuntar a mayores rendimientos. El contratista está en un muy buen momento para poder realizar una inversión y un cambio de tecnología”.

Y Alfredo Canavesio, de la firma santafesina de acoplados y embolsadoras Canavesio, también destacó la importancia de sumar capacidad de trabajo en los equipos. “Las inclemencias climáticas nos obligan a ser más rápidos para aprovechar el momento en que se puede entrar a los lotes”, dijo, y detalló que la novedad de su portfolio es una embolsadora con plataforma doble que le permite embolsar 290 toneladas por hora. Sobre el crecimiento de la actividad, fue cauto y dijo que todavía no llegó al techo porque el precio de la leche y de la carne no termina de ser atractivo. “Pero los productores necesitan ser eficientes y el silo es un alimento muy eficiente y muy barato en comparación a otros productos alimenticios como los balanceados”, remarcó.

Al respecto, Barrenese también reconoció que la respuesta del mercado es muy lenta, y dijo que no está clara la tecnificación del eslabón siguiente en la cadena de valor, que es el tambo y la ganadería. “Por supuesto que hay tambos que son benchmark a nivel mundial, pero son los menos. En general, tienen que tecnificarse mejor, y cuando eso suceda y ganen competitividad seguramente habrá mucha más demanda de silaje de calidad y ahí veremos el apogeo del mercado”, dijo.

En la búsqueda de ese apogeo entran en juego factores como el financiamiento, la accesibilidad y la capacitación, y las firmas de maquinaria lo saben. Por eso intentan ofrecer herramientas que van desde la asociación con bancos hasta la financiación propia de fábrica.

La segunda opción es ofrecida, por ejemplo, por John Deere, una de las compañías con espalda suficiente para financiar, para invertir gran cantidad de recursos en el servicio postventa e incluso para salir a capacitar operarios en el uso de sus máquinas. Según afirmó Otalora, en el centro de capacitación que la empresa tiene en Granadero Baigorria, Santa Fe, ya está por ingresar la primera camada de 30 operarios para formarse exclusivamente en el uso de picadoras de forraje.

De esta manera, las empresas, los hombres y las herramientas se ponen a punto para seguir sumando hectáreas y, cuando el mercado lo pida, dar el gran salto.

EARLAGE, UNA ALTERNATIVA DIFERENTE

9e9b6f1a-98de-485c-842f-3c7df02b31dcEl “Earlage”, o silaje de grano húmedo de maíz con marlo y chala, es una técnica que permite lograr alta calidad con mayor volumen que el silaje de grano húmedo, pudiendo resultar una opción interesante con importante rédito económico. En relación al grano húmedo el earlage permite obtener hasta un 15 % más del total de nutrientes digestibles por hectárea y un incremento del 20 % en el total de materia seca por hectárea, representado principalmente por el marlo y la chala. Agrega, asimismo mayor cantidad de fibra de alta calidad disminuyendo en consecuencia los problemas de acidosis.

Mientras el silo de granos húmedos invade todos los campos, aparece una nueva opción: el “earlage”. “Earlage” se refiere al ensilado del grano húmedo junto con el marlo trozado. En Estados Unidos se hace con la cosechadora de cereales, a la que se le cambian las regulaciones de modo de triturar lo más posible el marlo (altas revoluciones de cilindro trillador y menor luz entre cilindro y cóncavo). Y se sustituyen los sacapajas comunes por unos especiales que dejan pasar los trozos de marlo. Así, va a la tolva junto con los granos un porcentaje de los marlos.
Aquí el silo es hecho con las picadoras de forraje a las que se sustituye el cabezal de corte por un maicero que sólo extrae las espigas, igual que en las corta y trilla. Estas entran en la picadora, pasan por el cilindro picador y luego por el procesador de granos. El material que se obtiene es una mezcla de grano quebrado, el 100% de los marlos y bastante fibra proveniente de trozos de tallo que el maicero no puede “bajar” y en consecuencia entran a la picadora.
Este material es el que llega a la quebradora-embolsadora. La ventaja es que se logran más kilos de por hectárea, con un material de buena calidad porque el marlo recogido no es más del 20% de la MS total. Los investigadores estadounidenses dicen que en esta mezcla el papel del marlo es proveer una cuota de fibra que mejora la digestibilidad total. Por eso dicen que un kilo de marlo, en esta mezcla, vale lo mismo que un kilo de grano. La ventaja es obvia: con el marlo casi se paga la trilla, molienda y embolsado.

El cracker que da más leche

CLAAS incorpora como equipamiento opcional de sus picadoras de forrajes JAGUAR la última tecnología en materia de crackers para la confección de silajes de maíz. El anuncio se realizó luego de concretar un acuerdo entre CLAAS -líder a nivel mundial de la fabricación de cosechadoras de forrajes autopropulsadas- con la compañía estadounidense Shredlage que desarrolló un proceso especial de acondicionamiento para el ensilaje de maíz.

La técnica Shredlage consiste en realizar el ensilado de maíz de planta entera con picadoras autopropulsadas a las que se adapta un nuevo procesador de granos. Este novedoso cracker tiene la superficie de los rolos quebradores cuadriculada, con una separación entre ambos rolos de 2 a 3 milímetros. El diferencial en la velocidad de giro entre ambos rolos marca una diferencia sustancial con el sistema tradicional, ya que en el Shredlage es del 32% versus el 21% del sistema anterior. Otra diferencia es que con el nuevo cracker la picadora debe ser regulada para que realice un largo de picado de 2,5 a 3 centímetros, mayor al que tradicionalmente se recomienda, de entre 1,5 y 2 cm.
563a54aa9a1f6_648_335

Los resultados

La nueva tecnología llega a la región de la mano de CLAAS luego de haber mostrado una rápida e importante adopción en los Estados Unidos. Allí, durante la campaña de picado de forrajes 2014 el fabricante del procesador Sherdlage indicó que se vendieron alrededor de 600 equipos en ese país. Todos están trabajando en picadoras autopropulsadas de la marca CLAAS.

Un informe elaborado por los ingenieros agrónomos del INTA José Peiretti (EEA Salta), Federico Sánchez y Gastón Urretz (ambos de la EEA Manfredi) señala que en la XVII Conferencia Internacional sobre Silajes que se realizó recientemente en San Pablo, Brasil, uno de los trabajos más destacados fue el presentado por Luis Ferrarretto y sus colaboradores de la Universidad de Wisconsin en el que mostraron los resultados obtenidos con la utilización del procesador Shredlage. Los investigadores recolectaron datos entre 69 tambos de los Estados de Minnesota, Wisconsin e Illinois durante las etapas de picado y confección de los silos y los relacionaron con los sistemas de procesado y extracción empleados y con el equipamiento utilizado. También tomaron muestras de material durante las etapas de extracción de los silos de esos establecimientos que les permitieron obtener datos de la calidad física y química de los silos.

Mayor digestibilidad

Los resultados de los investigadores estadounidenses muestran un aumento en la digestibilidad de la materia seca procesada con el cracker Shredlague. En otro ensayo, los mismos especialistas de la Universidad de Wisconsin, compararon la respuesta de vacas en lactancia alimentadas con el sistema Shredlage y el silo tradicional. Al respecto, señalaron que la primera diferencia es la mayor cantidad de fibra larga que se observa en el comedero cargado con Shredlage frente al silo convencional. Esto determinó un aumento del contenido de fibra efectiva “que es un dato muy importante cuando se habla de un correcto funcionamiento ruminal, salud animal y formación de grasa en leche”, explican los especialistas del INTA. “La proporción de partículas de mayor tamaño fue mayor en las muestras extraídas del silo realizado con Shredlage -agregan-. Un 31,5% de la muestra quedó en la zaranda superior del separador de partículas Penn State (alveolos de 19 mm) contra el 5,6% que quedó en los silos tradicionales. Por la forma de trabajo del procesador Shredlage, que aumenta el daño sobre las partículas de forraje más grandes, se genera un incremento en la digestibilidad de la Fibra al Detergente Neutro”.

Los técnicos del INTA concluyen en que estos resultados indican que se está frente a “una herramienta muy interesante para tener en cuenta al momento de pensar en una dieta de base silaje de maíz con mayor contenido de fibra larga, sin comprometer la digestibilidad de los granos y la energía suministrada”.

7° encuentro anual clientes Plem

La empresa Plem Silaje llevó a cabo su séptimo encuentro anual el pasado martes (23 de agosto) en el Centro Empleados de Comercio de General Ramírez, considerado por Claudio Plem como “un agradecimiento a todos los clientes que confían en nosotros en todos los años”.

Se realizó un asado acompañado por tres charlas: la primera sobre el servicio de picado earlage, una nueva tecnología que la empresa está intentando introducir en la zona, encabezada por el Ingeniero Agrónomo Edgar Waigand; la siguiente fue sobre las estrategias ante el nuevo escenario agropecuario, llevada a cabo por por Salvador Di Stefano, “un tipo que se da con la gente, que hace una linda charla y es centrado en lo que dice”, según Plem; y, por último, una sobre educación emocional, hecha por el responsable del Hogar Nuevo Amanecer, Carlos Sigvardt.

“Si bien te dan, uno tiene que saber dar. Nosotros gracias a Dios podemos decir que podemos ayudar.” dijo Plem, y agregó: “En esta ocasión tenemos el Hogar Nuevo Amanecer, ya el año pasado hemos colaborado y queremos colaborar este año porque es algo que a nosotros nos tocó muy de cerca. Carlos nos llevaba a los chicos a la escuela cuando nosotros estudiábamos, entonces gracias a eso a nosotros se nos abrió mucho la cabeza, y es en agradecimiento a lo que él nos enseñó.”

Plem Silaje es una empresa familiar que comenzó hace aproximadamente 7 u 8 años, hoy cuenta con dos picadoras, sembradoras para realizar servicios de siembra, y dos camiones para hacer servicio de transporte. Claudio Plem comentó que están apostando a los servicios, ofreciéndolos tanto en la provincia como en el sur de Corrientes y un poco en Santa Fe y Córdoba.

Prensa corporativa
Por *KLM

IMG_20160823_190421864 IMG_20160823_192147294 IMG_20160823_192808282_HDR IMG_20151103_083956797